Una pequeña elección...

Cuando era niño, mi padre tocaba el violín.  Un día decidió unirse a sus amigos en una travesura inofensiva. Mientras corrían por la escuela, salieron por una puerta. La puerta se cerró justo cuando él llegó a ella. Su mano izquierda destrozó el vidrio de la puerta cortándole los tendones de tres dedos. Los doctores solamente pudieron anudar los tendones, y los dedos de mi padre quedaron inutilizados para siempre.

Me pregunto cómo habría podido ser la vida de mi papá si no hubiese hecho esa pequeña elección. Los «qué-hubiese-pasado-si» tienen una utilidad dudosa: siempre podemos cuestionarnos a posteriori. Pero no podemos subestimar el impacto de nuestras elecciones. Una elección puede producir consecuencias para toda la vida, ya sea para bien o para mal.

El consejo de Josué es un buen punto de partida. «Escogeos hoy a quién sirváis -le dijo a Israel-. Pero yo y mi casa serviremos a Jehová» (Josué 24:15).

Servir a Dios no siempre será la elección fácil. Pero es una elección que conlleva el tipo de consecuencia con la que podemos vivir. -WEC

Lo que serás mañana depende de las elecciones que hagas hoy.

Versículo de la Semana

  • Hechos 24:16
      "Por esto, yo también me esfuerzo por conservar siempre una conciencia irreprensible delante de Dios y delante de los hombres."  

Galerías de Fotos

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Rincón del Alma

  • Una pequeña elección...
    Cuando era niño, mi padre tocaba el violín.  Un día decidió unirse a sus amigos en una travesura inofensiva. Mientras corrían por la escuela, salieron por una puerta. La puerta se cerró justo...
    Lea más...