Impuntuales... Por qué?

late

Una de las actitudes negativas que se imputa a los dominicanos es la impuntualidad. Hemos aprendido a verla como algo natural y lo atribuimos a que esto es  parte de nuestra cultura.

Nos acostumbramos a llegar tarde a los eventos, a una función cualquiera, a la iglesia, y hasta a las citas médicas, sin pensar que esas inconductas  están siendo observadas por nuestros  hijos, quienes la mayoría de las veces  las copian. En consecuencia, para ellos, llegar tarde al colegio,  es lo más normal.

 

Los padres debemos tener en cuenta que la tardanza hace que el alumno pierda la primera parte de la actividad del día, como también hace que se interrumpa  la clase ya iniciada. Esto conlleva indisciplina porque hace perder la concentración de los compañeros. La impuntualidad crea serios inconvenientes que debemos tratar de corregir.

Padres, la practica de la puntualidad es una disciplina que se desarrolla y se entrena. Las sociedades más progresistas del mundo valoran la puntualidad porque  consideran que este es uno de los aspectos que más ha contribuido al desarrollo de las mismas. La puntualidad es uno de los grandes valores para una buena convivencia social. Es, además,  muestra de respeto por el tiempo de  los demás.

Seamos puntuales. Esforcémonos por hacer nosotros la diferencia. Dice la Palabra en Eclesiastés 3:11 “El ha hecho todo apropiado a su tiempo". Dios nunca está fuera de tiempo. El espera que seamos imitadores de El y seamos agentes de cambio en nuestra cultura. Enseñemos  con el ejemplo a nuestros hijos.

Dios les bendiga,

Karina López de Santos

 Directora

Proverbios 22:6 "Enseña al niño el camino en que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él."

Versículo de la Semana

  • Hechos 24:16
      "Por esto, yo también me esfuerzo por conservar siempre una conciencia irreprensible delante de Dios y delante de los hombres."  

Rincón del Alma

  • Una pequeña elección...
    Cuando era niño, mi padre tocaba el violín.  Un día decidió unirse a sus amigos en una travesura inofensiva. Mientras corrían por la escuela, salieron por una puerta. La puerta se cerró justo...
    Lea más...